martes, 17 de febrero de 2015

Las primeras veces nunca fueron buenas

Odio la primera vez, y no me refiero al tema sexo pillinas (que también), me refiero a las primeras veces en general en las que pasamos una vergüenza extrema y un mal trago importante. Hoy voy a hacer un recogido de esas primeras veces tan hermosas por las que todas hemos pasado alguna vez.


La primera vez que vamos al instituto ¿Quién no se acuerda de ese bendito primer día? La presión por gustar a todos, por no ser la primera en ser bautizada con un mote, intentar encajar en algún grupo... ¡No volvería nunca!


La primera vez que nos viene la regla  Cuando nos dijeron que a partir de cierta edad era normal mojar bragas no imaginábamos que iba a ser de esta manera. Mi primera regla fue un caos, pantalón de pana color blanco un manchurrón terrible, una mañana cálida de instituto... Y desde entonces no se ha separado de mi, ha venido de vacaciones a la playa, a la montaña...

La primera vez que tenemos una cita Ay esos nervios adolescentes, ese cosquilleo en el estómago, el miedo al qué dirá la otra persona...  La primera cita con mi actual pareja, él llego media hora tarde yo pensé que me había visto y había salido por patas porqué no me cogía el teléfono (el pobre estaba tan nervioso que se había perdido con el coche y no podía cogerme el teléfono). ¡Imaginaros qué cuadro!

La primera entrevista de trabajo Experiencia 0, nervios y más nervios. Es de esos momentos en los que te sientes chiquitín, una hormiga ante un elefante, estás ante tu juicio final.  El primer chasco cuando ves que no te llaman también es importante, pero luego te das cuenta que en cuestiones laborales es difícil demostrar lo que vales en media hora de entrevista y mucho menos si lo único que miran a veces es lo que eres capaz de demostrar con tu físico.




La primera vez que tenemos relaciones sexuales Ahora sí guarrillas, este es vuestro apartado ajaja  Aunque todas digamos que es preciosa, que guardamos un bonito recuerdo, es el momento de ser sinceras, es un desastre y lo sabemos TODAS, vergüenza, inexperiencia, nervios, complejos... ¡Cocktel perfecto! Pero eh, es de esos fracasos que no te importa repetir una y otra vez y te animas a seguir intentándolo :P

La primera vez que vamos al gimnasio Todos tan preparados físicamente y tú tan pez...  ¡Anda que no! Estos días me está pasando en ZUMBA, todas se saben más o menos la coreografía ya y yo no, hay momentos que me siento pez fuera de agua, la persona con menos ritmo del planeta, eh, pero sigo yendo. 


La primera vez que nos toca ir en tren o en metro solos. Las leyendas urbanas del transporte público juegan aquí muy mala pasada,  a quién no nos han intentado asustar con las historias de los metros y las galerías... Recuerdo que mi primera vez sola en el metro fue algo parecido a la película Destino Final, me venían ideas delirantes sobre la muerte y la perdición dignas de ciencia ficción.

¿Qué primeras veces os han hecho pasar un mal rato?  Contadme va, no seáis vergonzosas.


0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas