viernes, 19 de junio de 2015

Cambiarse de acera.

¡Buenos días mis niñas! Hoy os traigo otra entrada polémica que tenía muchísimas ganas de hacer sinceramente, porqué empiezo a estar cansada de ciertas actitudes.  "Cambiarse de acera" de manera metafórica en esta entrada no significa cambiar tu sexualidad, me refiero a esas personas que han estado gorditas, deciden adelgazar y una vez conseguido su propósito cambian como personas.



En este caso mi entrada va dedicada a un par de personas en específico, pero sé que como todo en esta vida se repite y segurísimo que más de una de vosotras también tiene alguna anécdota de este estilo que contar. Bien, conocí a una chica hará cosa de dos o tres años, ella estaba muy acomplejada, se veía gordita (y lo estaba) y se ponía mal cada vez que tenía que ir de compras con las amigas, porqué sus amigas iban siempre a las mismas tiendas donde ella, no encontraba nunca su talla. Recuerdo que le di consejo al respecto y también le di unos truquitos para que pudiera vestirse acorde a su edad. Tras años de vivir amargada con ella misma, decidió cambiar y adelgazar (cosa que respeto y me alegro que pudiera conseguir sus objetivos), ahora que ya está delgada, ha cambiado.

Ya no recuerda lo difícil que era para ella encontrar talla en las tiendas, ya no recuerdo las mil y una veces que se quejaba de la frialdad de algunas tiendas, del vacío que sentía cuando sus amigas no la entendían y no la ayudaban. Ahora ella es feliz con su cuerpo y se dedica a molestar con comentarios banales y con mensajes estúpidos, que no hacen más que sacarme de mis casillas (y de las que trato no contestar la mayoría).

¿Cómo una persona que ha vivido en primera persona todo lo que siempre explicamos en el blog y más puede olvidarse de todo lo vivido? Minimizando ahora todo, como si la chalada fuera yo. Y que conste que no critico su pérdida de peso OJO, a mi me parece genial que haya decidido dar el cambio si eso la hace sentirse mejor, pero perder 10 kg no implica que cambies tu manera de ser, hasta el punto de volverte una repelente.

Y ME JODE, porqué entiendo que alguien que nunca ha vivido una situación igual o parecida a la nuestra le sea difícil o casi imposible ponerse en nuestro lugar, pero alguien que hasta hace dos días había estado hundido en la m*** por qué no era capaz de aceptarse y sentirse aceptada por lo de más... tiene delito.









A eso me refiero con "cambiarse de acera", pasar de un lado a otro de la balanza (y nunca mejor dicho) y dejar atrás tus valores y tus vivencias, porqué ahora eres "guay" y puedes comprar en BERSHKA y lo demás ya no importa. No cariño, RECUERDA que un día compraste en la sección de tallas grandes, que un día lloraste por no encontrar tu talla, por no sentirte bien, por sentirse rechazada y burlada por los demás, por sentirte sola en esta lucha. RECUERDA, que un día te sentiste como yo y estuve allí para ayudarte, porqué las gordas, somos así de desgraciadas, no tenemos bastante con nuestras mierdas mentales que intentamos que alguien como tú, se sienta bien consigo misma.




¡Feliz fin de semana! 




1 comentario:

  1. No te preocupes Dennys cariño... El tiempo la pondra en su lugar... y sino lo hace el tiempo lo hara un hombre... de esos mal-folladores, que van de divinos por el mundo y les falta mas de cerebro que de po**a, que ya es decir...
    La cuestión es que por H o por B , al final recordara lo que sufrió y seguramente se arrepienta de no haber aprendido de la oportunidad que le dio la vida: "Te han ayudado cuando estabas mal, ¿Ahora que vas a hacer?"
    Lo que haces en la vida es como uina pelota de energia, cuando tiras la pelota con amor, vuelve con amor, pero cuando la tiras con odio... te devuelve un hostia terrible...
    Imaginate cuando te mandan una pelotita de amor , y te la quedas y solo lanzas pelotitas de odio...
    En fin está en sus manos ella verá...

    ResponderEliminar

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas