martes, 25 de noviembre de 2014

25 de noviembre: Día Internacional contra la violencia hacia la mujer

Cuando se habla de violencia  se suele caer en el error en que sólo es evidente aquello que es visible, aquello que se puede demostrar, palpable, tangible, como puede ser un moratón como resultado de una caricia demasiado cargada de "amor". La violencia no es sólo eso, va más allá de los golpes, violencia está presente en nuestro día a día y toma diferentes formas, algunas muy obvias y otras no tanto, pero igual de dañinas (si no lo son más).


 Sí, estoy hablando de la violencia psicológica que puede darse tanto de forma no verbal como verbal, de forma no verbal con simples gestos que la otra persona percibe como ataque (ej: no dirigir la palabra a la otra persona) y verbal todo tipo de palabras e insultos directos/indirectos que no hacen más que someter a la otra persona hasta reducirla a una simple marioneta que manejar a su antojo.  

Discriminar a alguien por su cuerpo es una forma sutil que tiene la violencia y algunos hombres se aprovechan de ella para jugar con la autoestima y voluntad de las mujeres, no sería la primer vez que un hombre que agrede a su mujer justifique sus infidelidades debido al crecimiento de peso de su mujer tras un embarazo o el mismo matrimonio, y sí mujeres del mundo, que tu marido/pareja o lo que sea te llame GORDA o te haga sentir mal con tu cuerpo TAMBIÉN ES VIOLENCIA.

En los últimos años, se ha reconocido la "GORDOFOBIA" como una forma de violencia más del lamentable catálogo, que alguien utilice tu aspecto físico para humillarte es violencia y que alguien intente imponerte a la fuerza un estándar de belleza, también es violencia.


Frases como "Deberías cuidarte más" "No comas tanto que te vas a poner como una foca" "Luego no te quejes si se te pone el pandero gordo" " o simplemente evitar las relaciones sexuales o cualquier tipo de acercamiento o tocamientos con fines íntimos... ES LAMENTABLE, siento decirlo. En el caso de la mujer que engorda después de un embarazo, es una mujer que ha decidido hacer frente a él con todo lo que comporta (estrías, subida de peso, cambios hormonales y físicos, etc) un hombre no tiene ningún derecho a hacer sentir mal a una mujer que le ha dado el mejor regalo que puede darle una mujer a un hombre, un/a hijo/a.
En el caso de la mujer que engorda después del matrimonio, existen cambios en el cuerpo, los ha tenido tu madre, los ha tenido la mía y cualquier hijo de vecino, el cambio de vida, la rutina, la monotonía (y a veces ya una predisposición) puede llevar a que se gane peso, pero una persona que de verdad te quiere no ha de hacer sentirte mal por ello, si se preocupa por ti te preguntará que te pasa, cómo te sientes, se ofrecerá quizás a hacer dieta contigo o ayudarte si es lo que quieres, pero NO TE MACHACARÁ NI TE HUMILLARÁ, es impensable. Y por último, el que se casa o empieza a salir con una chica gordita, aquí no ha habido letra pequeña, si no te interesan las carnes de más, no las compres, ni las vendas antes de tiempo. 

Lo enfoco en este camino porqué si algo he aprendido a lo largo de estos 4 años de carrera, es que las víctimas no siempre son conscientes de ser víctimas porqué han normalizado una situación y cuesta darse cuenta desde dentro y sí con estas cuatro líneas puedo ayudar a las chicas a que empiecen a hacerse valer, aquí dejo mi granito de arena. Soy la primera que cree en los príncipes azules y he alimentado (y de alguna forma sigo haciéndolo) los mitos del amor, pero si algo se aprende o sé que es cierto es que el amor no hace daño, puede ser más fácil y o difícil pero no HIERE, NO PEGA, NO INSULTA, NO TE HUMILLA, NO TE HACE SENTIR MAL, NO TE HACE LLORAR (si no es de alegría)... Aquella persona con la que decides compartir almohada y sueños no ha de ser la misma que corte tus alas para volar, quizás es una visión del amor demasiado bucólica pero no es así, sé que las relaciones tienen sus puntos altos y bajos y discusiones, días en los que os matáis y otros que os coméis a besos y en parte todo esto es el amor, pero siempre sin cruzar la línea de respeto hacia la otra persona y el respeto no sólo es medir tus acciones, sino también tus palabras.


Creo triste que deba existir una jornada contra la violencia hacia la mujer ya que no debería existir este tipo de violencia (lo mismo digo hacia los hombres, niños, animales y demás), pero ya que la realidad es distinta a lo que uno desearía, mi entrada de hoy es dedicada a este día y a todas esas supervivientes que luchan cada día por seguir adelante tras ser víctimas de violencia, por todas aquellas que viven en esa situación puedan encontrar las fuerzas y el apoyo necesario para salir lo antes posible de ella y para todas las demás que tomemos conciencia y no echemos la vista hacia otro lado, esto es cosa de todos. 



0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas