miércoles, 29 de julio de 2015

Una carta para tu niña/o interior…

Autora: Donna Curvy
Editora: Agarraos que vienen curvas




¡Hola mi pequeña/o curvy!

¿Cómo te sientes contigo misma/o? Si la respuesta es bien o maravillosamente…¡GENIAL SIGUE ASÍ ! Si la respuesta no es ni bien ni maravillosamente… Tranquila/o, Esto es para ti !!:


Hola... ¿Sabias que eres un ser único en la tierra? Ha tenido que haber miles de casualidades a lo largo de los para que TÚ estés aquí, hoy y ahora. Primero has de pensar que fuiste el espermatozoide más fuerte y rápido de todos, y a su vez lo fue tu padre y tu madre, y así sucesivamente…

La cosa no termina ahí, has pasado por cosas en la vida, que nadie más a pasado, por lo menos no exactamente de la misma forma que tú. Cada día, cada casualidad, cada paso que has dado hacia adelante o hacia atrás, te a traído hasta aquí.

Incluso esta carta que hoy te escribo desde lo mas profundo de mi corazón. Sí, sin conocerte, no me hace falta hacerlo para ponerme en tu piel, porqué todos pasamos por cosas parecidas al fin y al cabo, lo que nos diferencia es la manera en la que vivimos, lo que sentimos y cómo reaccionamos ante un obstáculo. 
Probablemente te hayan: Insultado, humillado, rechazado, abandonado, hablado mal, ignorado, despreciado, golpeado, amenazado, y un largo etc.

Pero repito ¡ESTAS AQUÍ!   Has sido fuerte y lo has superado. Es simple, ya no estás allí. Estás aquí. Empieza a tomarte todo aquello como un aprendizaje. 
Pues, aprendiste, que no esta bien humillar, ni golpear. Sabes lo que duele, porque lo sufriste, sino lo hubieras sufrido, no sabrias lo que duele, y muy probablamente, serías una de esas personas que dañan.
Ahora bien, está en tus manos, decidir si preferieres seguir martirizándote día a día, o aprender de lo vivido, y emplearlo a la contra. Es decir, sabes lo que es dolor. Y no te gusta, ¿Verdad?. Bien, pues ahora enfóquemos todo eso hacia el amor.

¿Cómo voy a enfocar tanto dolor hacia el amor? J
Sólo tú sabes lo que duele y cómo duele. No es enfocar el dolor hacia el amor… Sino CAMBIAR ese dolor, por pequeño o grande que sea, por amor. ¿Cómo?

Ayudando a otras personas a sentirse mejor, dando ropa o comida al pobre de la esquina, rescatando o acogiendo un animal. No lo sé. Porque eso solo lo sabes tú, tu forma de recibir el dolor y el amor es diferente a la de cualquier otra persona, al igual que tu forma de dar amor es ÚNICA.

No te prives del placer de dar amor a este mundo, por no haber recibido el mismo. No lo veas como una injusticia, míralo como un don, como un aprendizaje ÚNICO tuyo.

¿Cómo responder cuando te traten mal? Con una sonrisa y un gracias. SIEMPRE.  “Gracias por insultarme, gracias a ti ahora aprecio muchçisimo más a toda la gente buena que me rodea, gracias de verdad, de corazón.”

Puede que al principio cueste dar amor, cueste responder con amor, cueste pensar en amor…
Pero es como una tratamiento… No te hace efecto al primer dia… Pero si va haciendo efecto según lo vas tomando/haciendo.

Ahora os hablare del niño/a iterior que todos tenemos.

Aunque en realidad tenemos dos niños interiores:


Uno/a, es aquel que te advierte de todo peligro:
”No pases por ahí, que hace años pasaste y te caiste” 
“No te juntes con ese tipo de persona porque te hizo daño una persona de ese tipo” Etc….



Y luego está esa niña/o que también tenemos, que habla mas o menos asi:
“Vamos por ese camino, es mas corto y hace sombra”
“Prueba a juntarte con esa persona parece maja/o”

Y la mayoria del tiempo nos sentimos mal por hacer caso a nuestro perqueño interior, más que de no hacerle caso, creo que nos sentimos mal porque en realidad, nos estamos privando de cosas a la vista de los demás, sencillas, aunque no lo son para nosotros.

Y aquí vengo a deciros, no os sintaís mal por hacer caso a esa parte de conciencia, a ese pequeño guerrero o guerrera siempre a la defensiva, por si le atacan. Ese niño/a, solo nos defiende de las posibles cosas malas que nos puedan pasar, porque ya nos ocurrido. 

Ese peque, con todo el amor del mundo no quiere que nosotros, en este momento, suframos. Y el otro peque… Bueno, es aquel Niño/a que deberíamos haber sido, sin miedos ni obstáculos, sin normas, todo locura y felicidad…

Ahora bien, no hay que hacer caso del todo ni a uno, ni a otro.
Pero si escucharlos a los dos…
Ejemplo:

- Quiero ir al cine
  • Niño guerrero: No… que te acuerdas de aquella vez que te caíste y ent..
  • Niño alegre:  Siiii vamooooossss y en vez de una sesión, dos y palomitas y refresco y…”

Muchas personas se quedan solo haciendo caso al “Niño guerrero” sin saber ni siquiera que existe ese otro “Niño alegre”
Para estar un poco mas agusto con nosotros mismos/as, tenemos que hacerles caso a ambos, pero no demasiado, ENCONTRAR EL EQUILIBRIO.

¿Querías ir al cine? ¡¡VE Y PRUEBA!!  Realmente la vida nos ofrece las cosas cuando estamos preparados para recoger lo que nos va a dar. Y Recuerda: A veces se gana y otras se aprende. JAMÁS se pierde.

Un beso enorme curvilineas/os.




2 comentarios:

  1. las fotos las elijes tu? JOYITA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las elige tú madre. Si no estuvieras perdiendo el tiempo comentando mi blog, quizás podrías elegirlas tú.
      Un besito

      Eliminar

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas