viernes, 11 de diciembre de 2015

No es cosa de broma.

¡Buenos días floretas mías! Acabamos la semana con una entrada polémica (como siempre) pero es que además de dar mi opinión y quedarme a gusto, me he dado cuenta que os gustan las entradas en las que os hago reflexionar sobre las cosas.

Un hombre de 360 kg es expulsado de un hospital, porque tras ingresar para perder peso pidió una pizza para que se la trajeran a la habitación.


JOHN STEVEN ASSANTI, es un chico jóven que sufre de obesidad morbida grave, es muy conocido en Internet y Youtube por subir vídeos dándose atracones. 

Ingresó en el centro hospitalario para perder peso, puesto que no se podía casi ni mover sin cansarse y tras firmar unos documentos en el que se comprometía a seguir las instrucciones del médico y seguir con la dieta, ya era la tercera vez que lo pillaban entrando comida del exterior.

¿Qué pasa? Que esta noticia ha dado la vuelta a todo el mundo y la imagen que se está dando de las personas con sobrepeso (por la poca profesionalidad y rigor periodístico que tienen algunos) no es ni de lejos a la imagen real.
AQUÍ OCURRE DOS COSAS: 

1) No se tiene en cuenta que las personas que sufren este tipo de sobrepeso, ya no es un problema físico, si no psicológico y está demostrado. Cuando las personas no pueden dejar de comer compulsivamente, tiene una adicción, la misma adicción que cualquiera puede tener con el alcohol, el tabaco, pero en este caso con la comida.
Como cualquier adicción hay un proceso de desintoxicación en el que habrá seguramente más de una recaída, porqué es difícil dejarlo de la noche a la mañana. EL placer y los efectos que tiene ingerir comida en el sistema dopaminérgicos no se rompe con facilidad y es necesario un largo proceso.

2) NO TODAS LAS PERSONAS GORDAS tienen este problema, es decir, en cuestión de físicos y cuerpos 1+1 no siempre es dos, así que no se ha de generalizar, hay personas que no pierden peso porqué no quieren y otros porqué no pueden.
Pero esto es equiparable perfectamente a aquél que tiene problemas en el pulmón y aún así sigue fumando. 

Y OJO que no estoy justificando la actitud de este chico, al contrario, la repruebo porqué debería tomarse en serio la situación, ya que ha sido avisado del peligro que está corriendo su vida. Pero tampoco creo necesaria la frivolidad de los comentarios de las personas, diciendo en pocas palabras "QUE SE MUERA PORQUÉ SE LO ESTÁ BUSCANDO". No deja de ser una persona.

Respecto a la decisión tomada por el hospital, cualquier centro sanitario no acepta comida del exterior, ya por regla general por peligro de infecciones, alergias o incompatibilidad con los fármacos y tratamientos. Así que entiendo en parte la decisión y creo que este "susto" podría servir para darse cuenta de la situación, aunque por otro lado, si es cierto lo que dicen de que pese a quedarse en la calle para poder pagar el tratamiento no quieren readmitirlo, estoy totalmente en contra.
La vida está llena de oportunidades y un error puede tenerlo cualquiera y no me sirve la excusa de qué este hombre se mofa de la gente, que se enorgullece de estar gordo y que estaba bien así como está. NO, yo creo que la imagen que ha vendido en youtube no es más que una tapadera para "sacar provecho" de su situación, para ver algo bueno dentro de ella.








0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas