martes, 4 de febrero de 2014

Los más íntimos complejos

Imagen extraída de internet


Desnudarse no es solamente quitarse la ropa que cubre nuestras partes más íntimas. Para muchas de nosotras, desnudarse es dejar ver a los demás nuestras más profundas vergüenzas y complejos. No es tan fácil  como parece y mira que lo hacemos todos a diario, pero no es lo mismo hacerlo delante de otros y menos si ese otro es tu pareja.

Pues bien, todos estos pudores y miedos a la hora de la verdad bloquean el placer femenino, estamos tan pendientes de lo que nos rodea, de la situación, de cada mínimo particular que nos impide disfrutar del momento, de lo que de verdad deberíamos estar pendientes. Y eso creo yo, que nos ha pasado a TODOS alguna vez, ¡Uy, que se me ve el pecho caído! ¡Dios no, así no que se me ve un culo enorme! ¿Bua, has visto que barriga? y así, mil y un pensamientos, historias para no dormir, bueno, en este caso para no... ya me entendéis.

Y todo esto es debido sin duda alguna a que la sociedad y los medios intentan reflejar una realidad que es totalmente ficticia, no por no tener lo que ellos consideran "buen cuerpo" no podemos ser sexys , ni mucho menos tener una buena sexualidad y ser menos femeninas que las demás. Estamos sometidos a un constante strain (presión) entre nuestra realidad y la realidad que impone la sociedad y, a consecuencia de esta presión vivimos todas acomplejadas, mal con nosotras mismas etc...

"No tengo pecho" ,"Tengo el pecho caído", "Tengo estrías", "Tengo barriga", "Tengo demasiado culo" ,"Tengo celulítis", "No tengo culo","No tengo a penas forma, soy recta"....y Bla, bla, bla... la lista de complejos es infinita.
Y no solamente me refiero al ámbito sexual, sino que la preocupación y el malestar por nuestra cuerpo nos impide hacer vida normal. Yo por ejemplo, me da tanta vergüenza ponerme en bañador delante de los demás que no suelo ir a parques acuáticos, estoy más pendiente de mi y de los demás que de pasarlo bien. Otros por ejemplo evitan salir de fiesta porque no les gusta verse con vestidos o ropa arreglada y esto a la larga afecta acaba afectando mucho a nuestra autoestima, a nuestra vida  y a las personas que nos rodean.

¿Qué hacer en estos casos? Pues la verdad es que no lo sé, yo lo que trato de hacer es ver el lado positivo de las cosas. Tengo barriga sí, pero gracias a estar rellenita también tengo una buena talla de pecho (aunque me cueste encontrar sujetadores jaja) A mi novio le gusta mi cuerpo, sino no estaría conmigo, si no le gustara en todos los sentidos. Y lo que intento es siempre ir a mejor, poco a poco, intentando no obsesionarme pero sin descuidarme. Tengo asimilado que delgada, delgada nunca voy a estar, he llegado a pesar 70 kg, pero es muy difícil mantener ese peso cuando tu metabolismo no ayuda. Pero que no esté nunca delgada no quita que no tenga porque cuidarme, ya no es por sentirme bien conmigo misma, es por temas de salud, que ahora con 20 años no se siente, pero de aquí unos años puede que sí.

Lo importante no es como nos ven los demás, la gente, si quiere, siempre encontrará algo que criticar, si no es tu peso, será la nariz, las manos, los pies, la ropa, el pelo... por lo tanto, hay que dejar de lado lo que digan, como hace Lizzie, que los deja al lado derecho. Tenemos que aprender a dejarlos en el cajón de "me importa una mierda" y aprender a ser felices.
El secreto está en HAKUNA MATATA.


0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas