jueves, 30 de enero de 2014

Bella

¡Hola, hola! ¿Cómo va la semana? 
Para empezar quería dejaros con un poema de mi autor favorito Pablo Neruda. Habla sobre la belleza de la mujer, sobre los pequeños detalles que enamoran, los detalles que verdaderamente enamoran (o deberían) enamorar.

BELLA,

como en la piedra fresca
del manantial, el agua
abre un ancho relámpago de espuma,
así es la sonrisa en tu rostro,
bella.



Bella,
de finas manos y delgados pies
como un caballito de plata,
andando, flor del mundo,
así te veo,
bella.



Bella,
con un nido de cobre enmarañado
en tu cabeza, un nido
color de miel sombría
donde mi corazón arde y reposa,
bella.



Bella,
no te caben los ojos en la cara,
no te caben los ojos en la tierra.
Hay países, hay ríos
en tus ojos,
mi patria está en tus ojos,
yo camino por ellos,
ellos dan luz al mundo
por donde yo camino,
bella.



Bella,
tus senos son como dos panes hechos
de tierra cereal y luna de oro,
bella.



Bella,
tu cintura
la hizo mi brazo como un río cuando
pasó mil años por tu dulce cuerpo,
bella.



Bella,
no hay nada como tus caderas,
tal vez la tierra tiene
en algún sitio oculto
la curva y el aroma de tu cuerpo,
tal vez en algún sitio,
bella.



Bella, mi bella,
tu voz, tu piel, tus uñas
bella, mi bella,
tu ser, tu luz, tu sombra,
bella,
todo eso es mío, bella,
todo eso es mío, mía,
cuando andas o reposas,
cuando cantas o duermes,
cuando sufres o sueñas,
siempre,
cuando estás cerca o lejos,
siempre,
eres mía, mi bella,
siempre.


Las personas solemos pensar que lo que enamora es el físico, la belleza y el aspecto físico de las personas y no sabemos cuánto estamos equivocados.
Sí, es verdad que lo primero que entra por los ojos es el aspecto físico de alguien puesto que desconocemos todo lo demás. Cuando empiezas a salir y conocer a alguien, son los pequeños detalles que vas descubriendo y la afinidad que tienes con esa persona la que hace que aumente el interés hacia esa persona. 
En mi caso, ¿os acordáis mi historia con el chico aquél? Teníamos mucha afinidad y compartíamos muchos gustos y aficiones pero para él fue mas importante el físico. Por idiotas a veces dejamos de conocer a personas que de verdad valen la pena porque nos dejamos guiar por los prejuicios, por el miedo al que dirán en lugar de hacer lo que de verdad sentimos.

Gastamos demasiado tiempo de nuestras vidas intentando agradar a todo el mundo en lugar de cuidar y querer a las personas que de verdad nos importa.
 Parece que estemos en búsqueda constante de la aceptación de los demás descuidando a veces lo que de verdad queremos. Como cuando tenemos muchas ganas por ejemplo de bajar por un tobogán en la piscina y nos supera la vergüenza, el miedo de hacer el ridículo si nos caemos. 

Bella, todos somos bellos a nuestra manera, cada uno de nosotros tenemos cualidades y habilidades que nos hacen especiales y quien diga lo contrario, escopetazo y al río. Prefiero mil veces alguien con quien puedo mantener una buena conversación, con quien me lo pase bien y que haga más amenos mis días que alguien que se caracterice solamente por su belleza casi perfecta que al hablar mas vale ponerle esparadrapo, porque la caga.

Os dejo con unas cuantas fotos que me hice ayer. Por si a alguien le interesa, el jersey mangas de murcielago me costó 5 euros en el grupo de facebook tallas grandes que os presenté el otro día. El pantalón es del Primark (8euros), la bufanda es del Different (4 euros) y los botines del Merkalzado (14 euros).




1 comentario:

  1. el poema es precioso!
    guapis he hecho cambios en el blog y me encantaria saber tu opinion un besote grande ;)
    www.conjuntadasintacones.es

    ResponderEliminar

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas