viernes, 17 de enero de 2014

... ¡Gorda!

Antes de nada, quería agradeceros las visitas que habéis realizado en mi blog, 176 en menos de 24 horas de su apertura. Espero poco a poco ir creciendo y que seamos muchos más, no dudéis en comentar, dar vuestra opinión :)

Ayer, chafardeando por internet, encontré este video. Una presentadora es insultada a través de un correo electrónico por su peso, la respuesta que ésta le da no tiene desperdicio y os animo a verla.



Vídeo extraído de Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=0xLEcRjQLdU

Y así es, esta es la cruda realidad. Es tan fácil insultar a alguien por su aspecto físico, por su color de piel, por llevar gafas, por ser diferente.
¿Quién no ha sido víctima de burla en clase o ha presenciado una escena de este tipo? Lamentablemente creo que todos.

Yo misma durante la E.S.O he sido objeto de burla y risas de muchas personas y ahora que estoy en la universidad, aunque parezca mentira la cosa no cambia, siguen habiendo personas que se burlan o critican mi aspecto físico. La diferencia es que ahora duele menos, he aprendido a ignorar las miradas, las palabras, los gestos... al fin y al cabo, no sé que causa más gracia si el tamaño de mi cuerpo o el reducido tamaño de sus cerebros.

Recuerdo que en segundo de bachillerato a petición de mi profesor de filosofía, leí un libro llamado El Harén de Occidente en el que la autora Fatima Mernissi, hace una profunda reflexión y comparación entre la cultura oriental y la occidental. Me impactó mucho una de las ideas que expone en su libro, criticamos mucho la cultura magrebí por la sumisión de las mujeres a los hombres cuando nosotras, las mujeres de Occidente vivimos sometidas a algo muchísimo peor, los estereotipos sociales y los cánones de belleza.
En efecto, allí se obliga a la mujer a llevar velo pero aquí, se obliga a la mujer a vivir en una lucha constante contra ella misma para conseguir la tan deseada 38, símbolo de la perfección y parece ser que quien no cumple con los requisitos, quedan directamente excluidas de la sociedad.

Y no solo eso, por si fuera poco, estamos entrando en un bucle sin salida, ya no se operan las mujeres adultas en búsqueda de la juventud eterna, sino que cada vez más chicas jóvenes deciden pasar por quirófano para mejorar su aspecto físico.
La cuestión es que lo entiendo perfectamente, es normal que cada vez cueste más aceptarse y más nos costará, mientras sigan vendiéndonos una imagen totalmente distorsionada de la mujer y de la belleza.

Imagen extraída de internet.

No hay más que estos maniquíes de las tiendas de ropa, ¿De verdad tengo que creerme que la mayoría de la población femenina mantienen estas medidas? JAJAJAJAJA Siento reírme a carcajada limpia, pero prefiero eso a llorar.
Pero esto es la vida real y hay que convivir con cosas así. Lo importante no es como nos ven los demás, sino como nos vemos nosotras. Y seguro que todas las que me vais leyendo sois preciosas, tanto por dentro como por fuera y lo que digan los demás, hablando mal, me lo paso por el forro, sí, por el forro del sujetador talla 100 que tanto me costó encontrar. jeje 



Moraleja de la entrada: Os recomiendo el libro, rompe con muchos prejuicios y nos muestra los ideales de belleza que nos inculcan desde pequeños. Y,  NO ESTOY PROMOVIENDO, NI DEFENDIENDO LA OBESIDAD, EL SOBREPESO NI NADA POR EL ESTILO. Estoy defendiendo que existe mundo más allá de la 38.

2 comentarios:

  1. Hola Dennis, queríamos aportar nuestros casos particulares a tu blog ya que no estamos del todo de acuerdo con algunas cosas de las que dices. Somo dos chicas que en su momento hemos tenido sobrepeso según el índice de masa corporal. En ese momento no éramos conscientes de lo que esto suponía para nuestra salud, hasta que llegó un día que nos dimos cuenta que si seguíamos por ese camino llegaríamos a la obesidad. Fue entonces cuando empezados a adoptar hábitos de vida más saludables, como hacer deporte de forma regular y llevar una dieta más equilibrada. A día de hoy, tenemos un peso normal, con nuestras curvas y para nada somos como el prototipo de mujer que promueven los estereotipos publicitarios. Con esto te queremos decir que una cosa es tener curvas y otra diferente es el sobrepeso o la obesidad, dado que estos últimos están relacionados con problemas de salud, al igual que el tabaco o las drogas. Es por ello que creemos que un blog debe fomentar hábitos de vida saludables y aceptaciones de una misma a partir de esos hábitos, al igual que fomentar las curvas y romper con los estereotípos de la sociedad pero siempre dentro de los límites saludables. Compartimos algunas de tus críticas pero siempre teniendo en cuenta lo importante de estar sana, que esto no se equipara para nada con un cuerpo considerado delgado. Por último, mencionarte que sabemos por lo que has pasado respecto a burlas en el instituto y a no sentirse a gusto con una misma. Por eso ahora nos sentimos muy a gusto con nuestro cuerpo y satisfechas con el esfuerzo realizado para conseguirlo. Por ello animamos a todas las chicas que no se sientas satisfechas con su cuerpo a hacer deporte y ya verán que con un poco de esfuerzo se puede tener un cuerpo estupendo sin renunciar a las curvas y luciendo una talla cuarenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repito que yo en ningún momento quiero dar a entender que aplaudo y celebro el sobrepeso y la obesidad.
      Soy la primera que lleva una dieta equilibrada por cuestiones de salud porque precisamente no quiero tener problemas más adelante. Y sí, se puede mantener la línea y tener un cuerpo estupendo cuando se tiene el tiempo y dinero para dedicarlo al cuidado de éste.
      Yo no en ningún momento he promovido un tipo de vida no saludable, estoy diciendo que tengas la talla que tengas no debes de recaer en obsesiones por conseguir la talla ideal y sentirte mal contigo misma porque por muy delgada que estés hay personas que por constitución tienen una talla 42, 44.
      Y me refiero a esas personas que se obsesionan tanto con su cuerpo que no dudan en dejar de comer e incluso vomitar (puesto a defender un hábito saludable, la anorexia y bulimia no son saludables). Hay que aceptarse tal y como es sentirse mal consigo mismo por tener poco pecho, poco culo, más trasero de la cuenta, al fin y al cabo las tallas son sólo un número en una escala.

      Yo tengo mis quilos demás y no tengo problema alguno de salud. Realizo ejercicio, cuido mis comidas y sin embargo no bajo de la talla 44.
      Por último, invito a todo aquél que no entienda el significado de mi blog a que no me lean, se dediquen a leer otros tipos de blogs que promueven la vida saludable =). Saludos.

      Eliminar

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas