viernes, 31 de enero de 2014

Las tallas normales en peligro de extinción.

¡Buenos días! Hoy os traigo una anécdota que nos ha enviado una chica de Barcelona. No es talla XL, pero es interesante publicarla, no somos las únicas que no estamos conformes con los nuevos patrones de tallas de las tiendas.

"Hola, pese a no ser una chica XL soy seguidora del blog y estoy de acuerdo con el masacre que están sufriendo las tallas. Es más, hoy mismo he ido de compras a las típicas tiendas adolescentes (Bershka, Pull & Bear etc...) y he salido un poco disgustada. Normalmente uso una S en las camisetas y una 38 de pantalones, pues bien, después de probarme varias prendas me he sentido muy mal al ver que la ropa que antes me quedaba bien con esa talla, ahora no hace más que acentuar mis imperfecciones, se me notaban formas raras en las piernas y en la parte de arriba de la barriga (sí, acepto que me he engordado un poco, pero no tanto como para que me desfigure el cuerpo). Pues bien, he tenido que coger una talla más en casi todo y me ha costado muchísimo encontrar un vestido que me quedara bien. Soy una chica delgada, ancha de caderas, pues bien, por ser "ancha" y no un "palo" pues parece que indirectamente me estén diciendo, este vestido o esta prenda de ropa no puedes llevarla. Me ha dado mucha rabia  la verdad, nunca he tenido complejo de mi cuerpo y te aseguro que en esas dos horas de compras he pasado más complejos que en toda mi vida. Qué están haciendo con las tallas? De verdad no lo entiendo.".

Te diré yo lo que están haciendo con las tallas, REDUCIRLAS y cada vez más. Pero por si fuera poco, tienes razón, depende que prenda de ropa solo las hacen para un tipo de talla, no te atrevas a preguntar por una talla más grande porqué si topas con la dependienta estúpida de turno aún te llevarás un disgusto.
Pero esto es algo a lo que nosotras, las curvys estamos más que acostumbradas ¿o no es verdad? Cuántas veces hemos ido a una tienda y a partir de la L ya no hacen ese tipo de vestidos y solo encontramos nuestra talla en otras prendas (y casi siempre, siento decirlo son las más cutres).
Pero vaya, que después somos nosotras a través de nuestros blogs a promover hábitos poco saludables, dentro de poco la anorexia será como tener la gripe, algo normal y de lo más común. (véase la ironía)

He creído interesante poner esta anécdota para que veamos todas, que en realidad no somos nosotras las raras que no encontramos tallas por tener "quilos de más" sino que cada vez es más frecuente y que ocurre en todo tipo de tallas.
Si mi misma madre, que gasta una 38 fue a una de éstas tiendas a comprarse un vestido para una boda y la L, no le entraba, ¡no le subía más arriba de las caderas! ¿Estamos locos? 

MORALEJA DE LA ENTRADA DE HOY:  Usemos la talla que usemos a fin de cuenta los problemas y complejos son los mismos. Y no somos nosotras el problema, el problema son ellos, que marcan prototipos imposibles. Vas de REBAJAS y la talla que más encuentras es la 34, ¿Tengo que creerme de verdad que la mitad del mundo +1, gasta una 34? Já.
Carpe Diem y a ser felices.


Imagen extraída de internet



0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas