domingo, 26 de enero de 2014

Una primera vivencia: La adolescencia

La vivencia que leeremos a continuación, nos la envió una chica de 23 años de un pequeño pueblo de Granada.

"Hola a todos, antes de explicaros mi historia quería agradecer a la autora del blog por dar la oportunidad de explicar a los demás sentimientos y compartir con todos las vivencias de cada uno. Su blog me parece muy interesante y intento seguirla cada día que puedo.
Lo que quería deciros, es que yo me solía sentir muy mal cuando en el colegio, en las clases de educación física cuando dejaban escoger equipo siempre quedaba una de las últimas y no porqué se me diera mal ese deporte al contrario, me encanta el fútbol y el basket. Supongo que era por prejuicios, porque asociaban directamente que estar gordito/a era ser un paquete jugando. Me daba muchisima rabia la verdad y me sentía impotente, me sentía marginada, como si el que me ha tenido que elegir porque no había más remedio estaba cometiendo un acto de generosidad, a ti te ha pasado?"

Qué gran recuerdo el colegio y que gran recuerdo el de sus clases de gimnasia... Pues sí, si que me ha pasado, casi siempre (excepto en volley) quedaba una de las últimas y me elegían porque no les quedaba más remedio. Ya de por sí, para mi, las clases de educación física eran como un manguerazo de agua fría, me daba mucha vergüenza correr delante de todos y ya no os digo cambiarme de ropa. Lo pasaba fatal y es que las niñas a ciertas edades no saben lo crueles que pueden llegar a ser. Y por ello, siempre que podía saltarme hacer clases, lo hacía.

La vez que también recuerdo haberlo pasado mal, fue en primero de bachillerato, íbamos a la piscina a hacer natación con la clase y el tener que ponerme en bañador delante de todos se me hacía muy duro. Decir que pese a ello, acudí a todas las clases (eso ya suponía un cambio, un pasito más), pero el mal trago que pasaba en ellas a veces, no me lo quita nadie.

Creo yo, que en la tapa de adolescencia es normal experimentar ese tipo de pudores hacia nuestro propio cuerpo, todos lo sienten. Tenía una amiga que le daba vergüenza cambiarse en segundo de la E.S.O. porque le habían crecido los pechos y en comparación a las demás estaba muy desarrollada, se avergonzaba de ello.
A veces también por el tema de pelos, había chicas en el vestuario que ya se depilaban con 12-13 años. Yo mi primera depilación fue a los 14-15, que es fue cuando me empezaron a salir pelos "exagerados" por así decirlo, pero hasta entonces también lo pasaba mal.

Imagen extraída de internet

La adolescencia es una etapa que aunque todos digan que están en la flor de la vida, para mí, es uno de los peores momentos que he pasado. No saber quien eres, dar tanto peso a lo que decían los demás, convivir con un cúmulo de sentimientos y hormonas que te tienen tonto perdido... Es un momento difícil donde la más pequeña burla o pequeña palabra mal sonante puede desencadenar una pequeña guerra de ti contra el mundo. 
Lo malo de esta etapa es que aquí se forjan los más oscuros complejos que probablemente (en algunos casos) se arrastrarán siempre y es muy difícil de desprenderse de una etiqueta, cuando ésta ya se ha interiorizado y aceptado.
Hay una canción de Dani Martín que me gusta mucho porque describe a la perfección esta etapa y esta vivencia. "16 añitos". Si queréis escucharla, podéis hacerlo pulsando aquí.

Espero que acabéis de pasar un buen fin de semana, a mi me toca estudiar Ejecución Penal T_T, ¡besitos!


0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas