martes, 21 de enero de 2014

En busca de la perfección perdida

Quería empezar la entrada de hoy con un vídeo que vi hace tiempo, que me dio mucho que pensar sobre los problemas de autoestima que tenemos todas las mujeres, en cómo distorsionamos nuestra imagen y lo poco que nos valoramos a veces.
[Podéis ver el vídeo aquí]

Imagen extraída de internet

Es impactante la forma en la que se describen ellas mismas y la forma en que la describen los demás (el primer y segundo dibujo). Algunos dicen que es un anuncio muy exagerado que nadie se ve tan mal como intentan hacer ver en el vídeo,MENTIRA. La mayoría de las persona destacamos nuestros defectos por encima de las virtudes, pensando que si los tenemos siempre presentes es como si nos resignáramos y nos empezamos a aceptar más. Pues bien, yo he sido la primera en hacerlo y no sirve a nada, bueno sí, sirve a tener siempre encima nuestros defectos, como el anuncio de seguros que ponen en Antena 3.

Imagen extraída de Youtube

- ¿Qué te preocupa Dennis? Llevas todo el día con eso en la cabeza.
- Ah no nada, es que...¿Sabes qué pasa? Soy muy simpática pero estoy gorda.

Bromas a parte, creo que la culpa de todo esto lo tienen con mayor intensidad los medios de comunicación, las campañas publicitarias y las grandes empresas de cosméticos. 
Estamos en la búsqueda constante de la perfección, en una lucha constante contra el tiempo, los ritmos de vida y la opinión de los demás... No nos engañemos, todas las modelos,a actrices y buenorras que salen a diario en nuestras portadas, de natural no tienen nada. 
Ejemplifico, yo vivía enamorada (metafóricamente) de la Megan Fox, para mí era el ideal de belleza, mujer perfecta, pues bien, ¿Queréis ver algo?

Imagen extraída de internet

Y esto ocurre con todas las demás. 

Imagen extraída de internet


Es por ello, que yo me pregunto... ¿Porqué debería tener vergüenza yo de mostrarme tal y como soy si en realidad nadie se muestra tal y como es? ¿Porqué tengo que esconderme? Y digo tengo, pero esta pregunta la dirijo a todos los que me vais leyendo.
Todas tenemos nuestras particularidades que nos hace ser únicas. ¡Qué aburrido sería el mundo si todos fuéramos iguales! Pues bien, ojalá todas pensáramos de verdad así, seguro que existirían menos empresas y sectores que se lucrarían menos a costa de los complejos de los demás. 
¿Es ético? Porque lo que yo veo es que primero te venden la imagen de la perfección como canon único de belleza, te hacen sentir mal contigo mismo por no tener los cuerpos de escándalo, la piel tersa y limpia como el culete de un bebé, el pecho pequeño, las nalgas poco definidas, la celulítis, etc... y después te venden la solución a tu problema en forma de frascos de crema milagrosas o en forma de bisturí (a precio de oro cagado por un unicornio).

Pues bien, así vamos. Cada vez más acomplejados, más personas que no se acepta, que se siente mal capaz de vender su alma al diablo y al mismo tiempo personas con los bolsillos llenos de monedas.

Por cierto, antes de darle al "publicar", decir que esta entrada está dedicada a todos, no promueve hábitos insanos, ya que aceptar tener una 90 no tiene consecuencias en la salud, lo digo por aquellos que me dejan comentarios de amor hacia mi persona. jeje

El examen dentro de lo que cabe ha ido bien, ya soy oficialmente casi libre.





0 comentarios:

Entradas populares

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.

Sígueme por email:

¡Contacta conmigo!

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

usuarios online

Visitas